20 2
El estado de fuerza de la Policía Municipal Preventiva (PMP) de Othón P. Blanco impide garantizar seguridad a la población.

Cuenta con 243 elementos para el cuidado de 233 mil habitantes, distribuidos en 143 asentamientos urbanos y 88 comunidades rurales.

El director de dicha corporación, Jesper Jovani Pérez Azamar, realiza el diagnóstico al interior, para diseñar la estrategia de seguridad.

Antes de finalizar el mes tendrá el contexto real de la PMP y presentará el nuevo esquema a aplicar.

El escenario es complicado porque el estado de fuerza es de 243 agentes. No se cumple con el estándar de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el cual establece un policía por máxime 950 ciudadanos.

Por si no bastara, del total de elementos, al menos 45 están comisionados: un número desconocido presta apoyo en la Ayudantía del Gobierno del Estado. Otros son responsables del resguardo de funcionarios municipales de primer nivel y también existe un grupo que cuida edificios y oficinas del Ayuntamiento de Othón P. Blanco.

De los restantes, que ascienden a aproximadamente 195, tres están bajo procedimiento interno.

Son 78 en labores administrativas y apoyo en las instalaciones y Cárcel Municipal de Othón P. Blanco.

Los 117 sobrantes están en labores operativas, aunque prestan servicio en dos turnos de 24 horas cada uno. Entonces, son 58 policías que laboran por día.

La población a cuidar consta de 233 mil 648 personas. El 50.7 por ciento son mujeres mientras que el 49.3, hombres.

El parque vehicular es integrado por 10 patrullas, ocho motocicletas, tres carros tipo “sedán” y una ambulancia.

En Chetumal hay 143 asentamientos urbanos y 10 irregulares. Pero también 88 comunidades rurales.

De acuerdo al Mapa Geodelictivo de Othón P. Blanco, en la capital del estado hay 21 centros poblacionales considerados de riesgo.

En su mayoría se ubican al Norte y son la Colonia del Bosque, Comité Proterritorio de Chetumal, Lázaro Cárdenas, Nuevo Progreso, Payo Obispo 2, Solidaridad, Andrés Quintana Roo, Lagunitas y Rancho “Los Monos”.

También están los fraccionamientos Caribe, Bicentenario, Nueva Generación, Flamingos y Américas, en sus tres etapas.

La Alcaldía de Calderitas es de peligrosidad.

En la parte Sur están Barrio Bravo, Primera Legislatura, Jardines y Forjadores de Chetumal.

En tales lugares prevalece la violencia intrafamiliar, violaciones, robo, narcomenudeo, quema de vehículos, intentos y ejecuciones.

Como puede verse, el daño patrimonial dejó de ser el principal delito, ya hora se tienen indicios de delincuencia de alta peligrosidad.

Por las limitaciones en la PMP de Othón P. Blanco, el apoyo del Grupo de Coordinación para la Construcción de la Paz y la Seguridad será determinante para contrarrestar la inseguridad.