Dejarán de circular taxis “viejitos” en Quintana Roo
Dejarán de circular taxis “viejitos” en Quintana Roo

La expedición de las nuevas regulaciones de la Ley de Movilidad en el estado representa un nuevo nicho de corrupción para los inspectores del Instituto de Movilidad de Quintana Roo (Imoveqroo), ya que ahora la norma prohíbe la circulación de modelos antiguos de taxis, pero deja un margen de negociación entre los choferes y la autoridad.

Las nuevas reglas del juego fueron publicadas en el Diario Oficial del Estado, y establecen los diferentes períodos de antigüedad de las unidades, según las áreas del estado, a los cuales deben apegarse los sindicatos para continuar operando.

La ley señala que los concesionarios o permisionarios del servicio público o privado de transporte, en todas sus modalidades deberán prestar el servicio con vehículos que no excedan la antigüedad señalada, contados a partir del año de su fabricación, en el reglamento.

Así , se establece que en la región norte, que incluye a los municipios de Tulum, Solidaridad, Cozumel, Puerto Morelos, Benito Juárez, Lázaro Cárdenas e Isla Mujeres, las unidades no podrán tener una antigüedad mayor a cinco años, por lo que sólo se aceptarán autos de modelos 2018 en adelante.

En la zona sur, que comprende Bacalar y Othón P. Blanco, la antigüedad no debe exceder siete años, lo que implica que los taxistas deberán renovar su unidad para seguir operando en los distintos municipios.

Sin embargo, la misma ley abre la posibilidad de que los inspectores de Movilidad puedan extorsionar a los propietarios de los vehículos, debido a que la antigüedad máxima señalada podrá prorrogarse por cinco años más, en el caso de las unidades para la prestación del Servicio Público de Transporte de Pasajeros, y por 10 años más, en el caso del Servicio Público de Transporte de Carga.

El asunto reside en que el Imoveqroo deberá avalar la prórroga, luego de que el propietario del vehículo presente una solicitud de prórroga y haya de por medio un dictamen técnico que acredite las condiciones “óptimas físico-mecánicas del vehículo”, explica la ley.

La ley en comento no especifica el tipo de sanciones que se aplicará en caso de incumplimiento, no obstante, la normatividad le da más herramientas a los inspectores del Imoveqroo para solicitar “mochadas” a los trabajadores del volante, lo que se suma a la cacería de polarizados que se ha desatado en los últimos días en todo el estado.