76 1 edited
Aumenta la inseguridad en Bacalar con reportes de “levantones”

La creciente inseguridad en el municipio de Bacalar ha despertado preocupación, atribuida al abandono por parte del presidente municipal José Alfredo Contreras Méndez, conocido como el «Chepe», quien parece estar más enfocado en asegurar su reelección que en atender las necesidades de seguridad.

El miércoles por la tarde, un grupo armado habría secuestrado al menos a 11 personas en los poblados de Otilio Montaño, Zamora, Nuevo Canaán y Miguel Alemán, todos pertenecientes al municipio de Bacalar.

Entre los desaparecidos se encuentran Nehemías Hernández Torres, de 31 años, con residencia en Miguel Alemán, y Audomaro Jesús Lastra González, de 63 años, de Nuevo Canaán. Sus familiares denunciaron su desaparición el 8 de noviembre, y las autoridades emitieron una ficha de búsqueda el mismo día.

En esta semana, se han recibido informes de presuntos secuestros en el municipio de Bacalar, todos compartiendo características similares de los responsables.

Los reportes describen sujetos encapuchados y fuertemente armados que habrían privado de la libertad a varias personas en diferentes comunidades.

Uno de los incidentes mencionados involucra el secuestro de un hombre en Otilio Montaño, seguido por la huida de los responsables hacia Miguel Alemán en tres camionetas tipo Lobo.

Otro informe relata que individuos desconocidos, a bordo de tres camionetas, habrían secuestrado a cuatro personas, incluida una mujer identificada como Isabel Olán, en Zamora.

Posteriormente, se reporta que los mismos delincuentes secuestraron a dos ganaderos de Nuevo Canaán, llevándolos a ranchos ubicados entre Miguel Alemán y Nuevo Canaán.

Desde la ciudad de Bacalar, también se informó sobre cuatro personas que fueron víctimas de «levantones», siendo una de ellas encontrada ayer, presuntamente ejecutada.

Hasta el momento, la Fiscalía General del Estado (FGE) no ha emitido comentarios oficiales sobre estos presuntos secuestros en Bacalar, limitándose a la emisión de fichas de búsqueda, pero la comunidad bacalarense espera respuestas y acciones contundentes para abordar la creciente preocupación por la seguridad en la región.