Perros y gatos son miembros familiares, no pertenencias
Perros y gatos son miembros familiares, no pertenencias

Por primera vez, un tribunal federal ha validado el concepto de una familia compuesta por varias especies, dictaminando que los perros de una pareja en la Ciudad de México son componentes de su familia, no bienes que poseen.

El Décimo Primer Tribunal Colegiado de Administración en la Ciudad de México respaldó la propuesta de la jueza Paula María García Villegas Sánchez Cordero para establecer que las mascotas, como perros y gatos, pueden ser consideradas parte de la familia, reflejando las nuevas circunstancias sociales y culturales en México y en todo el mundo.

“La realidad de hoy es que en muchos hogares, los animales domésticos han pasado a formar parte de la familia. Desempeñan roles de protección, apoyo, compañía, amor y cuidado hacia los humanos», declaró el tribunal.

Los jueces aclararon que la relación de afecto mutuo entre personas y mascotas en las familias compuestas por varias especies es evidente, ya que se les trata como miembros familiares.

En la protección legal, una mujer llamada Bertha Alicia Romero argumentó que ella tiene una familia compuesta por varias especies en su refugio para perros, que está situado en su propia casa.

«En resumen, son miembros de la familia, de ahí la denominación de familia multiespecie o interespecie. Este contexto social conlleva la existencia de empresas dedicadas al alojamiento y cuidado de animales», añadió el Colegiado.

Además, los jueces señalaron que la Constitución de la Ciudad de México otorga una protección especial a los animales, reconociéndolos como seres sintientes, merecedores de resguardo en su dignidad.

La demanda surgió de una resolución del Instituto de Verificación Administrativa (INVEA), que determinó que la casa de Romero no podía funcionar como un refugio para perros que ofreciera servicios de belleza y adiestramiento, ya que no tenía la zonificación correcta para eso.

Esto llevó a Romero a solicitar protección legal, en la que el Colegiado concluyó que el negocio de alojamiento y cuidado de animales responde a una demanda social de la nueva integración multiespecie de las familias.