IMG 6025
Incendio en basurero ahoga a Tepic… debió cerrar desde 2021: documentos

El incendio del basurero a cielo abierto en Tepic, El Istete, cumplió una semana activo y documentos públicos revelan que la contingencia se pudo evitar si se hubiera cancelado el sitio y dispuesto de la autorización en Materia de Impacto Ambiental que se aprobó para el nuevo relleno, pendiente desde 2021.

En Tepic, una sábana gris ahoga el valle del Matatipac desde hace más de una semana. El incendio en el tiradero a cielo abierto ‘El Iztete’ amenaza la salud de más de 400 mil personas y el humo sofoca la vida. La solución estaba en el relleno sanitario ‘La Villita’, listo desde septiembre de 2021 con todos los permisos necesarios, pero las autoridades no actuaron para ponerlo en operación.

El 4 de octubre de 2021, el entonces recién llegado síndico municipal de Tepic, Josué Daniel Mercado Ramírez, fue notificado y recibió la resolución de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, SDS/SMAOT/DGEA/DEIRA/0008/2021, que le avisaba que el 22 de septiembre emitió la Autorización en Materia de Impacto Ambiental (AMIA) solicitada para utilizar ‘La Villita’ desde 25 de agosto de 2021, por su antecesora, Raquel Mota Rodríguez .

Al basurero del El Iztete llegan diariamente más de 500 toneladas de basura generada por las personas. Las mismas que han aspirado hollín tóxico.“En la combustión de desechos de un basurero estamos hablando, además de dióxido de carbono y monóxido, también de sustancias mucho más tóxicas como las dioxinas, los furanos, los derivados de benceno y metales pesados. Son compuestos cancerígenos, con potencial inmunosupresor y neurotóxicos”, dijo el inmunólogo y secretario de Investigación y Posgrado de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), Iván Girón.

El pestilente olor acre y la nata asfixiante que se mantiene flotando en el aire es monitoreado diariamente por la Secretaría de Desarrollo Sustentable. Desde el 20 de abril, cuando fue reportado el incendio, la calidad del aire fue mala, con riesgo alto. Por eso fueron suspendidas las clases durante una semana en los municipios de Tepic y Xalisco.

Este lunes, cientos de estudiantes volvieron a usar los cubrebocas. Las autoridades dijeron que la calidad del aire es de aceptable a buena, con riesgo bajo. Aunque el incendio sigue activo y en las colonias cercanas al basurero las personas aseguran que siguen los malestares y que el humo aún les acompaña.

En el gobierno de Tepic, el director del gabinete, Alejandro Galván, reconoce que hay daños a la salud, pero que en la capital es costumbre aspirar el hollín de los incendios. “Es con lo que hemos coexistido durante toda la vida, desde que me acuerdo, con la quema de cañas. Estamos pidiendo que nos esperen un poquito con todo eso para que no sumemos la contingencia”. Luego, habló de que día y noche hay más de 80 combatientes en la cima del cerro basura, intentando apagarlo.

Los permisos
El Iztete debió estar cerrado desde el 15 de febrero de 2021. La administración municipal de Francisco Javier Castellón Fonseca (2017-2021) solicitó una prórroga, ya que no contaban con el terreno para iniciar un nuevo relleno sanitario. Propusieron comprar un espacio, también en el ejido Heriberto Casas, y en Bellavista, pero ninguno era propicio y en el último lugar, las personas se manifestaron en contra del relleno sanitario.

Luego de negociaciones, adquirieron el terreno ‘La Villita’, ubicado en San José de los Laureles, a 6 kilómetros al suroeste de Tepic. De las 15 hectáreas en venta, solamente pudieron comprar 6.2 hectáreas por 3 millones 740 mil 880 pesos, según el Dictamen de Viabilidad y la escritura pública 69648.

La Autorización en Materia de Impacto Ambiental (AMIA) aprobada en 2021, permitía que entrara en operación el nuevo relleno sanitario, aunque había consideraciones pendientes para iniciar, según observa el expediente EA-MIA-55/21. El proyecto contaba con la aprobación y opinión técnica de la Dirección de Protección Civil del Ayuntamiento de Tepic, avalada por el oficio 1215/2021 del 16 de agosto del 2021.

También tenía la aprobación de disponibilidad de energía eléctrica por la Superintendencia de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), según el oficio 001421 del 20 de agosto del 2021; SEMARNAT ─ mediante oficio 138.01.01/0458721─y CONAGUA ─oficio BOO.917.04.093─, habían emitido las respuesta de catalogación como pastizal y bienes nacionales en dos escurrimientos de aguas del sitio.

Incluso, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) aprobó la construcción de un carril de desaceleración y almacenaje, y otro de aceleración para el acceso al nuevo relleno sanitario “La Villita”. Hubo otros estudios geotécnicos, geohidrológicos, hidrológicos, de mecánica de suelos y demás requeridos para que iniciara operaciones el nuevo relleno sanitario, según el expediente en manos de esta reportera.

Todo dispuesto. Incluso 19 millones 269 mil pesos para la apertura del nuevo relleno sanitario “La Villita” y 7 millones 656 mil pesos para colocar cercas y una chimenea para cerrar definitivamente el tiradero de “El Iztete”.

El director de Gabinete del Gobierno de Tepic, Alejandro Galván Araiza admitió que el actual ayuntamiento recibió el terreno pero que no tenía manifestación de impacto ambiental. “Cuando nosotros llegamos al gobierno. Geraldine Ponce entra en funciones, el 16 de septiembre de 2021, el Ayuntamiento anterior entregó un terreno de 6 hectáreas, que no es suficiente este terreno, pero bueno, eso es lo que nos dejaron, pero sin una manifestación de impacto ambiental con una serie de problemas que al final resolvimos y empezamos con la construcción”.

La crisis ambiental y sanitaria
El director del Gabinete municipal dijo que en los últimos días llevan agua del río Mololoa hacia El Iztete. “Necesitamos bombas de gran potencia para subirla. Como medida provisional, utilizaremos un tanque agrícola de 100 mil litros de agua y estableceremos una red de 10 aspersores agrícolas. Estos aspersores lanzarán 5 litros por segundo cada uno, lo que suma un total de 50 litros por segundo. Con esto, esperamos sofocar el fuego en menos de una semana y seguir con nuestras actividades normales”. Una semana antes dijo que el sofocamiento podría llevar hasta tres semanas, o un mes.

Además, señaló que este incendio pudo ser provocado con fines electorales, porque estamos a casi un mes de la jornada electoral en la que la alcaldesa con licencia, Geraldine Ponce, compite por Morena para reelegirse en el cargo.

También dijo que había una persona detenida probablemente relacionada con los incendios, porque la policía municipal encontró en su posesión encendedores y otros objetos. Todavía no hay una acusación formal, pero aseguró que mantendrán investigaciones por la gravedad de lo que ocasionó con el incendio.

El delegado en Nayarit de la Asociación Mexicana de Jefes de Bomberos, Pablo Basulto Mares, experto en el manejo de fuegos, que también fue titular de bomberos de Tepic, mencionó que en El Iztete hay personas que aprovechan el cobre de los cables que se encuentran en la basura y lo venden. Pero es un riesgo que para sacarlo, queman el plástico en el lugar, y sin advertir el riesgo de los gases provocan los incendios.

“Ya la sabíamos y manteníamos 24 horas vigilancia porque siempre se encendía. La técnica para sofocar este incendio es remover con máquinas las brasas, echarles agua, estar removiendo las brasas y otros (bomberos) con mangueras más chicas, de dos pulgadas, ir humectando para que no se vuelva a prender, agarrar dos frentes, y ganarle en la noche, porque no hay aire”, explicó el comandante.

Ningún gobierno ha hecho públicas sus intenciones de imponer un programa de monitoreo de la salud tras esta contingencia. El inmunólogo Iván Girón dijo que debería existir control de daños, sobre todo a los grupos de personas más vulnerables, infantes, personas adultas mayores, personas embarazadas y sobre todo “quienes enfermaron de la Covid-19, o tienen secuelas de enfermedades respiratorias”, que son quienes podrían mostrar los efectos de este incendio en lo inmediato.

El Proyecto “La Villita”

El proyecto de infraestructura del nuevo relleno, según el dictamen, cumplía con las especificaciones técnicas de la Norma Oficial Mexicana NOM-083-SEMARNAT-2003 para ser un sitio categoría A2 que admitiría “la disposición final de los residuos sólidos urbanos y de manejo especial generados en Tepic”, dice el expediente de la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

Se seleccionó el predio en San José de los Laureles, que llamaron ‘La Villita’, porque las hierbas no son de importancia y son tierras agropecuarias impactadas. Además, no se ubica dentro de áreas naturales protegidas, ni de preservación ecológica, de restauración prioritaria o de fomento ecológico contemplado en el Plan de Desarrollo Urbano del municipio de Tepic, ni del Estado.

La Autorización en Materia de impacto Ambiental tenía vigencia de un año. Un año. Sin embargo, la pesadez del aire, el ardor de garganta y el sol oculto tras el hollín, dos años después, obligaron a las autoridades a agilizar la posibilidad de un nuevo relleno sanitario para la capital nayarita, tal vez en lo que queda de la administración o en lo que llegan las lluvias.

Con información de Aristegui Noticias.