IMG 2872
Ceci Flores, líder de las Madres Buscadoras, se viste de beisbolista para ver si así AMLO la recibe

La activista volvió a llevar la pala luego de que un día antes el presidente López Obrador se limitó a decir: “Que me la deje aquí”

Por segundo día consecutivo, Ceci Flores acudió a Palacio Nacional con la esperanza de ser recibida por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sólo que a diferencia de la jornada anterior, en esta ocasión la líder de las Madres Buscadoras de Sonora no sólo llegó con una pancarta, también lo hizo vestida de beisbolista para a ver si así AMLO la recibe.

Desde antes de las 7:00 AM, la líder del colectivo se paró justo enfrente de la sede del Poder Ejecutivo para llamar la atención de los medios de comunicación, pero sobre todo del mandatario, quien el lunes se negó a recibirla y al ser cuestionado sobre la pala que llevaba Ceci Flores, la cual es símbolo de la herramienta con la que buscan los cuerpos de sus hijas y familiares en fosas clandestinas de país, AMLO respondió: “Que me la deje aquí”.

“Tuve que regresar el día de hoy porque el presidente ayer dijo que el día de hoy iba a hablar sobre el tema de la pala, que quería que se la dejara, pero el día de hoy no vengo como madre buscadora, vengo como beisbolista, a ver si así me atiende.

“Es una esperanza de que nos atienda, si a él le gusta atender beisbolistas pues me vestí como ellos, a lo mejor me puede atender”, declaró la activista.

Ceci Flores agregó que su deseo es hablar directamente con el presidente López Obrador y no con intermediarios, al que igual que entregarle en sus propias manos la pala con la que sigue buscando a sus hijos, tal como el mandtario lo pidió.

“Necesitamos que nos escuche, que nos atienda, pero que nos atienda él, que no mande intermediarios, ni me mande pedir la pala porque la pala no se la voy a entregar, solamente a él”, comentó.

Ceci Flores es la líder del colectivo Madres Buscadoras de Sonora, quien inició este movimiento luego de que su hijo Alejandro Guadalupe desapareciera en 2015 en Los Mochis, Sinaloa. Su desgracia no terminó ahí, ya que en 2017 también desaparecieron sus otros dos hijos Marco Antonio y Jesús Adrián, siendo hasta ahora fecha en la que ninguno ha aparecido.

En cambio, mediante su colectivo se ha conseguido dar con los restos de más de 2 mil personas desaparecidas y con otros cientos que lograron ser localizados con vida.

Con información de Récord.