IMG 1597
Tribunal Supremo de Arizona revive una prohibición del aborto de 1864

La ley, promulgada incluso antes que Arizona se convirtiera en estado de Estados Unidos, impone una pena de hasta cinco años de prisión para cualquier persona que realice o ayude a una mujer a obtener un aborto.

El Tribunal Supremo de Arizona, en el sur de Estados Unidos, revivió hoy una ley que data de 1864 y que prohíbe prácticamente el aborto en todos los casos, otro revés para los derechos reproductivos en un estado donde el procedimiento ya estaba prohibido a partir de las 15 semanas de embarazo.

La máxima corte de Arizona, cuyos siete magistrados fueron nombrados por gobernadores republicanos, falló a favor de un obstetra contrario al aborto y de un fiscal del condado que asumió la defensa de la ley luego que el fiscal general del estado, un demócrata, se hubiera negado a hacerlo.

La ley, promulgada incluso antes de que Arizona se convirtiera en estado de Estados Unidos, prohibía los abortos salvo para salvar la vida de la mujer e imponía una pena de hasta cinco años de prisión a quien lo practicara.

Planned Parenthood, que ofrece abortos y otros servicios sanitarios, demandó al estado en 1971 para impugnar la ley del siglo XIX. Un juez falló a su favor y bloqueó la ley tras la histórica sentencia de la Corte Suprema estadounidense en 1973 en el caso Roe contra Wade, que reconocía el derecho constitucional al aborto y lo legalizaba en todo el país.

En marzo de 2022, el entonces gobernador, el republicano Doug Ducey, firmó la nueva ley que prohibía el aborto después de las 15 semanas. Al igual que el estatuto de 1864, conlleva una pena de hasta cinco años de prisión para cualquier persona que realice o ayude a una mujer a obtener un aborto.

La Corte Suprema estadounidense allanó el camino para que la nueva ley entrara en vigor cuando anuló Roe en junio de 2022. Desde entonces, varios estados han promulgado restricciones al aborto respaldadas por los republicanos.

En Arizona, el obstetra Eric Hazelrigg y el fiscal del condado de Yavapai, Dennis McGrane, intervinieron en la defensa de la ley de 1864 ante el Tribunal Supremo del estado. Hazelrigg dirige una red de centros de crisis del embarazo, instalaciones donde se aconseja a las mujeres embarazadas que no aborten.

La semana pasada, un grupo de organizaciones denominado Arizona for Abortion Access (Arizona por el Acceso al Aborto) declaró que había reunido suficientes firmas para presentar a los votantes en noviembre una propuesta de ley que consagraría en la Constitución del estado ese derecho hasta la viabilidad fetal, que se sitúa en torno a la semana 24 de embarazo.

Con información de Aristegui Noticias.