Captura de Pantalla 2024 03 21 a las 11.02.56 edited
La hambruna en Gaza es inminente, con consecuencias inmediatas: OMS

El último análisis de la Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria (CIF) publicado hoy advierte de que la situación en Gaza es catastrófica, ya que el norte de Gaza se enfrenta a una hambruna inminente y el resto de la Franja también está en peligro.

«El anuncio de la CIP refleja la grave situación a la que se enfrenta el pueblo de Gaza», dijo el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. «Antes de esta crisis, había suficiente comida en Gaza para alimentar a la población. La desnutrición era un hecho poco frecuente. Ahora, la gente está muriendo y muchos más están enfermos. Se espera que más de un millón de personas sufran una hambruna catastrófica a menos que se permita la entrada de una cantidad significativamente mayor de alimentos en Gaza.»

Antes de las hostilidades de los últimos meses, el 0,8% de los niños menores de 5 años sufrían desnutrición aguda. El informe de hoy muestra que, en febrero, en las gobernaciones del norte, esa cifra se sitúa entre el 12,4 y el 16,5%.

Sin un aumento significativo e inmediato de las entregas de alimentos, agua y otros suministros esenciales, las condiciones seguirán deteriorándose. Prácticamente todos los hogares ya se saltan comidas todos los días y los adultos están reduciendo sus comidas para que los niños puedan comer.

La situación actual tendrá efectos a largo plazo en la vida y la salud de miles de personas. En este momento, los niños están muriendo por los efectos combinados de la desnutrición y las enfermedades. La desnutrición hace que las personas sean más vulnerables a enfermarse gravemente, experimentar una recuperación lenta o morir cuando se infectan con una enfermedad. Los efectos a largo plazo de la malnutrición, el bajo consumo de alimentos ricos en nutrientes, las infecciones repetidas y la falta de servicios de higiene y saneamiento ralentizan el crecimiento general de los niños. Esto compromete la salud y el bienestar de toda una generación futura.

La OMS y sus asociados han estado llevando a cabo misiones de alto riesgo para entregar medicamentos, combustible y alimentos a los trabajadores de la salud y sus pacientes, pero nuestras solicitudes de entrega de suministros a menudo se bloquean o se rechazan. Las carreteras dañadas y los continuos combates, incluso dentro y cerca de los hospitales, hacen que los partos sean escasos y lentos.

El informe de la CIP confirma lo que nosotros, nuestros socios de la ONU y las organizaciones no gubernamentales (ONG) hemos estado presenciando e informando durante meses. Cuando nuestras misiones llegan a los hospitales, nos encontramos con trabajadores de la salud exhaustos y hambrientos que nos piden comida y agua. Vemos pacientes que intentan recuperarse de cirugías que les salvan la vida y de la pérdida de extremidades, o enfermos de cáncer o diabetes, madres que acaban de dar a luz o bebés recién nacidos, todos sufriendo de hambre y de las enfermedades que lo acechan.

La OMS, en su calidad de asociado del Grupo de Nutrición, presta apoyo a un centro de estabilización de la nutrición en Rafah para tratar a los niños con desnutrición aguda grave con complicaciones médicas, que corren el mayor riesgo de muerte inminente si no reciben tratamiento urgente. Estamos apoyando la creación de dos centros adicionales: uno en el norte de Gaza, en el hospital Kamal Adwan, y otro en el hospital de campaña del Cuerpo Médico Internacional en Rafah. La OMS presta apoyo a las salas pediátricas de los hospitales de Al-Aqsa y Al-Najjar mediante el suministro de suministros nutricionales y medicamentos, así como la capacitación del personal médico y la promoción de prácticas adecuadas de alimentación de lactantes y niños pequeños, incluida la lactancia materna.

La OMS ha capacitado a los trabajadores de la salud sobre cómo reconocer y tratar la malnutrición con complicaciones. La OMS está apoyando a los hospitales y centros con suministros médicos para los niños que reciben tratamiento.

Es necesario añadir más centros de nutrición y estabilización en todos los hospitales clave de Gaza. Las propias comunidades necesitarán el apoyo necesario para ampliar la gestión de la malnutrición a nivel local.

La OMS y otros asociados de las Naciones Unidas piden una vez más a Israel que abra más cruces y acelere la entrada y entrega de agua, alimentos, suministros médicos y otra ayuda humanitaria en Gaza y dentro de ella. Como fuerza de ocupación, es su responsabilidad, en virtud del derecho internacional, permitir el paso de suministros, incluidos alimentos. Los esfuerzos recientes para realizar entregas por aire y mar son bienvenidos, pero sólo la expansión de los cruces terrestres permitirá entregas a gran escala para evitar la hambruna. El momento de actuar es ahora.