IMG 7851
Banxico sostiene política restrictiva en medio de ciclo latinoamericano de flexibilización

Desarticula expectativas de un ciclo de recortes. Entre los emergentes pares de la región que coincidieron esta semana en su anuncio monetario, fue el único que no movió la tasa. Destaca en América Latina por su compromiso con el objetivo de inflación y la oportunidad de respuesta, advierte experto del FMI.

Entre los tres bancos centrales independientes de América Latina que coincidieron esta semana en el calendario de anuncios monetarios, México fue el único que dejó sin cambio la tasa.

En contraste, Perú y Brasil siguieron el ciclo de recortes en la tasa que iniciaron desde agosto del año pasado, y bajaron un cuarto adicional de punto el rédito en sendos mercados.

Así, queda México con la tasa más alta entre los tres bancos centrales que tuvieron anuncio monetario esta semana, al dejarla en 11%, mientras el banco central de Brasil la llevó a 10.50% y el Banco de la Reserva de Perú, la colocó en 5.75 por ciento.

Tal como lo señaló en entrevisa hace dos semanas, el Director del Departamento Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Valdé, “el Banco de México tendrá que ser particularmente cauteloso en el proceso de normalización de la política monetaria” pues la política fiscal de México no está acompañandolo en la tarea de llevar la inflación al objetivo”.

“La política fiscal de México este año es particularmente expansiva (…) el equilibrio entre la política monetaria y fiscal tienen que jugar coherentemente. Y por eso es importante que bajen las tasas a un ritmo cauteloso”, comentó el exbanquero central de Chile.

Inflación resistente

Los citados tres bancos centrales tienen regimen de inflación por objetivos. Entre ellos, Brasil es quien tiene ya la variación más cerca de su meta, que es 3%, al registrar 3.2% en abril contra el mismo registro del año pasado.

Le sigue Perú, que completó una fluctuación de 4% en su índice de precios al consumidor en el mes de abril, que está todavía lejos del 2% puntual que es el objetivo de su banco central.

Y finalmente México, que también en abril registró una variación de 4.65% en su inflación anual, con lo que acumula dos meses consecutivos de incremento y se aleja del objetivo puntual que es 3 por ciento.

“La dinámica de México es distinta del resto de los emergentes de la región, por los ciclos económicos y las presiones internas y externas que enfrenta la inflación en el país”, explicó la subdirectora de mercados de deuda de la operadora de fondos de inversión Valores Mexicanos Casa de Bolsa (Valmex), Yazmín Matus.

Y agregó que al tener México una de las tasas más atractivas entre sus pares de la región se puede anticipar más fortaleza del peso en el corto plazo.

Con información de El Economista.