IMG 6866
¡Dijo que sí! Josh Cavallo, futbolista gay, le pide matrimonio a su novio

En 2021, el futbolista australiano compartió con todo el mundo sus preferencias sexuales.

En octubre de 2021, Josh Cavallo se convirtió en el primer futbolista en declararse homosexual públicamente, suceso que fue un parteaguas en el mundo del deporte. Ahora el jugador australiano sorprendió al entregarle el anillo de compromiso a su novio.

Así entregó el anillo Josh Cavallo A través de su cuenta de Instagram, el futbolista de 24 años de edad que milita en el Adelaide United, equipo de la liga australiana, compartió una serie de fotografías del momento justo en el que se arrodilló frente a su pareja, Leighton Morrell, para pedirle que sea su esposo.

“Empezando este año con mi prometido. Gracias, Adelaide United por ayudar a preparar esta sorpresa. Tu apoyo interminable significa mucho para mí. Me has provisto de un espacio seguro en el futbol, uno que ni en mis sueños hubiera sido posible, y me has dado el coraje para vivir cada día de mi vida con autenticidad.

Se siente bien compartir este momento especial en el campo, donde todo empezó”, fue el texto con el que Cavallo compartió el momento tan feliz que vivió en la cancha del equipo en el que juega.

En las instantáneas se ve a la pareja disfrutando del romántico momento, el cual hizo llorar a la pareja de Josh Cavallo. En la última foto se aprecia el anillo que el futbolista le entregó al que será su compañero de vida. ¿Quién es Josh Cavallo? A finales del 2021, Josh Cavallo reveló públicamente ser homosexual, decisión que tomó debido a que no deseaba seguir manteniendo en secreto su sexualidad. «Soy futbolista y soy gay», confesó el jugador en un video que recibió muchos comentarios positivos.

En marzo del año pasado, el australiano concedió una entrevista a la BBC, charla en la que compartió que tras dar a conocer que es gay recibió muchos mensajes con insultos y con amenazas de muerte. «A veces estoy en casa con el teléfono y me llega una notificación de un insulto. Es duro, porque han pasado casi dos años y me siguen llegando amenazas de muerte».

Con información de medio tiempo.