Los habitantes de Punta Allen se encuentran en plena preparación para la llegada del huracán Beryl, que se espera impacte el estado de Quintana Roo la noche del jueves o madrugada del viernes.


Conscientes del peligro que puede ocasionar este fenómeno meteorológico, los residentes han tomado diversas medidas para proteger sus hogares y pertenencias.


Desde tempranas horas de la mañana, los pobladores han estado asegurando tinacos, ventanas y puertas, reforzándolos para minimizar los daños que pudieran ocasionar los fuertes vientos y lluvias. Además, las embarcaciones pesqueras, vitales para la economía local, fueron resguardadas hace dos días en previsión del huracán.
La comunidad se mantiene alerta y en espera de la llegada de las autoridades municipales, quienes han anunciado su arribo para esta tarde. Su presencia será crucial para coordinar una posible evacuación de los habitantes, garantizando la seguridad de todos ante la inminente amenaza de Beryl.